martes, 13 de diciembre de 2016

Un alma flamenca


Quiero trasmitir lo que siento al oír el soniquete de una guitarra, unas palmas, un taconeo...pero a la ves lo veo tan complicado. Es una sensación difícil de expresar, de transmitir por palabras pienso, pero lo intentaré.

Para mí, el flamenco es una forma de vida, una filosofía, me da energía en esos momentos tan difíciles que todos pasamos, es una superación día a día para moverme, bailar, sentir como recorre por todos mis poros una nota musical, un quejio del cantaor, como te apodera la guitarra, o simplemente, como una postura un tanto incómoda para ti, es como si estuvieras sentada tomando café.
Muchos de mis conocidos se dirigen a mi como la "gitana" y no les sobra razón, se apoderó de mi hace mucho tiempo este baile y no lo quiero apartar de mi vida, mi forma de ver la vida, de vivirla, mi decisión.

Aparte de todo lo que siento por él,no me hubiese dado cuenta de la relación que tengo con este mundo si no me hubiese puesto a trabajar, y darme cuenta de la falta que me hacia, la necesidad que me creaba el ver que estaba en un lugar que no era el mío.

Hoy quiero agradecerles a mis padres, el apuntarme a mis primeras clases de sevillanas, el dejarme seguir en otra academia, en mis compañeras de baile por apoyarme en mis decisiones y de no quitarme de la mente el dejar de bailar, y a mi bailaor favorito, que sin él, este post no sería posible ya que estamos cumpliendo un sueño juntos, gracias, gracias a todos.


















.

No hay comentarios:

Publicar un comentario